El Observatorio Social del Transporte, que coordina el concejal Eduardo Toniolli, presentó un nuevo informe sobre el estado del transporte urbano de pasajeros local -en este caso analizando la grilla oficial de servicios de invierno 2018-, y denunció que, pese al pedido realizado hace un año por el cuerpo legislativo local, diecisiete líneas de colectivos siguen sin circular en horario nocturno.

En mayo del año pasado, el Concejo Municipal -en vistas de que una veintena de barrios quedaban aislados por esta decisión- ya había votado unánimemente un pedido de revisión de esta política, solicitando que se estudiara la posibilidad de restablecer servicios que al menos cubrieran esos recorridos con una unidad en horario nocturno.

“El Ejecutivo tuvo un año de tiempo para responder al reclamo, que no solamente es de los concejales, sino fundamentalmente el de muchísimos usuarios que tienen que optar por otros medios de transporte si tienen que entrar a trabajar de noche, como sucede en muchos establecimientos fabriles”, señaló Toniolli, y aseveró que “sin embargo no hubo respuesta alguna, salvo declaraciones informales a la prensa de un funcionario del Ente de la Movilidad, afirmando que los recorridos se cubrían según la demanda: es decir, nos encontramos con que quienes gestionan un servicio público, responden como empresarios privados del transporte, convirtiendo a barrios enteros prácticamente en guetos”.

“La información oficial del Ente de la Movilidad es elocuente: diecisiete líneas cortan entre 2 y 9 horas durante la noche, entre el último coche que llega a la cabecera y el primero que sale, por lo qué hay que sumarle el tiempo de recorrido de la unidad hasta la parada”, señaló el edil justicialista, y ejemplificó: “el 107 Rojo interrumpe sus servicios durante 4 horas, pero -por la extensión de su recorrido- el bache efectivo para el usuario termina siendo de 5 horas y media”. “De esta manera una veintena de barrios quedan aislados a la noche, siendo los del extremo sur -como el Saladillo Sur-, o del norte y noroeste -como Empalme, Cristalería, o Nuevo Alberdi-, los más afectados”, afirmó Toniolli.

Las líneas afectadas por esta modalidad son: 142 Roja, 144 Roja, 145 Soldini, 107 Roja, 128 Roja, 106 Negra, 128 Negra, 129, 146 Roja y 106 Roja, todas ellas de Rosario Bus, y Enlace Sur, Enlace Noroeste, Enlace Avellaneda Oeste, Enlace Bernardo de Irigoyen, Ronda del Centro, Ronda CUR-Sur, y Enlace Santa Lucía, correspondientes a las empresas municipales.

Al respecto, Toniolli remarcó que se combina por un lado “la habitual permisividad del Municipio con Rosario Bus, empresa a la que le dejan ir retirando frecuencias y servicios no rentables”, junto a “una concepción errada del Ejecutivo con respecto a las rondas y enlaces, que justifica sus horarios acotados de prestación, por considerar que se trata de servicios puntuales”. “El caso emblemático es el de la Ronda del Centro: es una línea clave para transbordos, y sin embargo sólo funciona en horario diurno y en días de semana, con pocas frecuencias”, remató el titular del Observatorio Social del Transporte.

Informe Horarios de Invierno- Abril 2018