Tras varios meses de discusión, el Concejo Municipal de Rosario avanzó en la renovación de las licencias de taxis que fueron adjudicadas en el 2007, y que luego de la explotación por diez años, vencían en el 2017. El pago de un canon de 130 mil pesos en 48 cuotas, un auto de no más de 5 años de antigüedad y un máximo de 15 faltas graves cometidas por el titular de la licencia durante la explotación del servicio, son algunos de los puntos más importantes que deben cumplir los adjudicatarios de las licencias para dicha renovación.

“Hemos llegado a un acuerdo que preserva la continuidad del trabajo de 1200 personas, criterio que impulsamos desde el comienzo del debate, en consideración del complejo marco económico y social que afrontamos”, expresó el edil Eduardo Toniolli, y agregó: “de haberse aprobado el proyecto original del Ejecutivo, estaríamos afrontando un escenario de conflictividad laboral en un rubro ya golpeado por la suba de los gastos fijos, y la caída de la cantidad de viajes”.