Con el acompañamiento de todos los bloques políticos, el Concejo Municipal aprobó un proyecto de decreto del edil Eduardo Toniollique promueve la incorporación del casco histórico de la ciudad al listado de “Centros Comerciales a cielo abierto”.

Una vez que el Ejecutivo avance en la propuesta refrendada por el cuerpo legislativo local, los comercios del área en cuestión podrán acceder los beneficios que la ordenanza marco dispone para los “Centros Comerciales a cielo abierto” ya reconocidos como tales: créditos blandos del Banco Municipal y sponsoreos, entre otros. La zona incluida es el cuadrante ubicado entre las calles Mendoza, Italia, San Lorenzo y Laprida.

“La idea es apuntalar la actividad económica en una zona de la ciudad que está teniendo sus altibajos producto de la dura realidad económica que atraviesa nuestro país y la región, en la que la pérdida del poder adquisitivo del salario – consecuencia directa de las políticas que promueve el gobierno nacional, de transferencia de recursos de los asalariados a los sectores más concentrados de la economía – impacta directamente a la baja en las ventas de los comerciantes”, argumentó Toniolli, y agregó: “esto nos obliga a agudizar el ingenio permanentemente, en el Concejo no podemos atarnos exclusivamente a las competencias propias de un Municipio, corresponde que tanto el Ejecutivo como el legislativo local se pongan al frente de los rosarinos, en este caso el de miles de pequeños comerciantes a los que les toca muchas veces competir en condiciones desfavorables con – por ejemplo – los shopings de zona norte u otras grandes superficies”.

Uno de los impulsores del decreto, Fabio Acosta, titular de la Asociación Casco Histórico, celebró la decisión del Concejo, y amplió: “Esto nos da la posibilidad de que no solamente los comerciantes de las organizaciones ya constituidas puedan sumarse, sino también aquellas que se constituirán en el futuro puedan acceder a créditos blandos, a la ordenanza de sponsoreo y también al fortalecimiento sostenible”, y agregó: “hace más de tres años advertimos que llamar solamente Centro Comercial a Cielo Abierto a una Avenida o a una calle comercial no era suficiente para encuadrar dentro de una figura que contemple a los dos mil comercios que conforman este colectivo en el área central”.