Compartimos en adjunto el informe correspondiente al monitoreo del 7 de febrero de 2018, en el que medimos distintos indicadores del Transporte Urbano de Pasajeros de Rosario: frecuencias, regularidad, cantidad de unidades adaptadas para personas con movilidad reducida, y cantidad de unidades refrigeradas. Este último dato ya lo difundimos a pocos minutos de terminada la medición).

De la lectura de este y otros informes anteriores de este Observatorio surge de manera evidente que se profundiza la diferencia entre la calidad de las prestaciones de las empresas municipales frente a las de la empresa Rosario Bus. Este hecho resulta muy sugestivo si se considera que la prestataria privada ya ha sido elegida por la propia Municipalidad para operar uno de los tres grupos en que quedará dividido el Transporte Público de la ciudad a partir de la puesta en marcha de la nueva concesión según el último llamado a licitación realizado en marzo de 2016, del cual ya transcurridos casi dos años, todavía está en veremos de proceder a su instrumentación.

Sin embargo, a pesar de todos los avances que desde las esferas oficiales se prometen para el nuevo sistema de TUP, a la vista del mediocre desempeño actual del operador privado y la ya evidente lasitud de la fiscalización de la gestión y operación de los servicios, hay razones para ser escépticos frente al panorama futuro que se presenta para los usuarios.

De proseguir esta tendencia solo será esperable que los usuarios continúen migrando hacia otras alternativas para la movilidad, la mayoría de las cuales representan un retroceso en cuanto a calidad de vida y ocupación del espacio público.

Eduardo Toniolli, Concejal de la Ciudad de Rosario.

*Para leer y descargar el informe completo haga clik aquí