El concejal Eduardo Toniolli solicitó en la reunión del día de la fecha de la Comisión de Servicios Públicos del cuerpo legislativo local, la aprobación de un pedido de inspección a la remisería habilitada por la empresa Cabify en nuestra ciudad, y el monitoreo de su actividad, a fin de “controlar si está prestando el servicio de traslados de pasajeros en autos no habilitados a tal efecto”, y en caso de detectar esta u otras irregularidades se proceda a aplicar las penalidades que correspondan.
En ese marco, y luego de que la Comisión diera su visto bueno a la iniciativa, Toniolli señaló que “la empresa Cabify -que funciona en la ciudad como una remisería, con un número de vehículos habilitados bajo ese rubro- viene haciendo propaganda para reclutar choferes con autos particulares sin habilitación alguna, introduciendo la figura del transporte privado, categoría que no está contemplada en nuestra normativa local”.
El edil justicialista señaló que “la vocera de Cabify asumió en declaraciones radiales que  están convocando a taxis y remises legales a funcionar bajo su órbita, pero también a automóviles particulares, generando una expectativa de trabajo que la empresa sabe que no va a poder cumplir, o que -en todo caso- va a terminar desarrollándose en la ilegalidad”.