El Observatorio Social del Transporte lanzó un nuevo informe sobre el transporte público de pasajeros de Rosario. Se trata de un exhaustivo relevamiento del horario de verano 2017-2018, dispuesto por el Ente de la Movilidad, sobre la base de comparación del anterior período 2017-2018.

Analizando los datos y números notamos, como bien señaló Eduardo Toniolli en distintos medios, que “hay una clara política del municipio de naturalizar los incumplimientos del pliego vigente por parte del único actor privado que hoy tiene el sistema”.

Según se desprende del informe, “el 10,5% de las unidades utilizadas por Rosario Bus son de piso bajo, adaptadas para personas con movilidad restringida, cuando para 2015 ya tendrían que haber llegado al 50% de la flota en esas condiciones”.

“Mientras la grilla establece claramente que las empresas deben prestar la misma cantidad de servicios los feriados nacionales que los domingos, la Municipalidad deja que el privado salga a la calle los feriados con la mitad de unidades, con el agravante de que el usuario solo se entera de esta decisión si entra a la página web de Rosario Bus, que parece autodeterminarse sin control estatal alguno”, apuntó Toniolli durante la presentación del relevamiento.

Es por eso, que frente a la imposibilidad de poner en funcionamiento el nuevo sistema, “se escucha a funcionarios municipales que evalúan ir aplicando el pliego gradualmente”. Eso lejos, de una ventaja, refleja que el gobierno está “tratando de seducir a Rosario Bus y a El Cacique diciéndoles sutilmente «no se preocupen, no van a tener que cumplir con lo que dice el pliego»; esa historia ya la conocemos y augura que las promesas de un sistema renovado y mejorado no se van a cumplir”.

Leer notas completas en: La Capital, El Ciudadano, Redacción Rosario, Rosario3 y Conclusión.