La Municipalidad de Rosario promulgó las dos ordenanzas que el concejal Eduardo Toniolli impulsó junto a voluntarios y adoptantes, buscando mejorar el funcionamiento del Instituto Municipal de Salud Animal (IMuSA), y las condiciones de los animales de paso por dicha dependencia.

Se trata de la Ordenanza Nro 9794 que crea el “Protocolo de ingreso ingreso y permanencia de animales en el Imusa”, y de la Ordenanza Nro 9793 que da origen al “Protocolo de adopción y tenencia responsable de animales del Imusa”. Fueron publicadas en el Boletín Oficial del 10 de enero del corriente año, convirtiéndose ambas en normativas vigentes.

“Si bien formalmente soy el autor de las dos ordenanzas, ambas iniciativas fueron impulsadas fundamentalmente por voluntarios y adoptantes”, sostuvo Toniolli, señalanado que “este logro no habría sido posible el empuje cotidiano con el que ellos llevan en sus tareas”.

El “Protocolo de ingreso y permanencia” propone controles médicos obligatorios al momento del ingreso de perros y gatos, el alojamiento en caniles proporcionales al tamaño para garantizar su movilidad mínima necesaria, estándares mínimos en el suministro de agua, alimentos y paseos, y la evaluación a cargo de profesionales en conducta animal para habilitar la reinserción de animales internados por agresiones.

Por su parte, el “Protocolo de adopción y tenencia responsable” establece reglas y procedimientos a fin de evitar procesos traumáticos que culminen en abandonos o devoluciones de animales a la institución. El mismo dispone instancias de preselección de adoptantes, entrevistas, mecanismos de consulta ante el Poder Judicial ante posibles antecedentes en materia de maltrato animal, contratos de adopción, castración obligatoria previa al egreso o a posteriori si se tratara de cachorros, seguimiento y posibilidades de revisión de la medida si estuviera en riesgo la salud del animal. Se crea además un registro de adoptantes en el ámbito del IMuSA, para registrar antecedentes en la materia, incluyendo eventuales incumplimientos de las responsabilidades establecidas en el citado protocolo.