En el marco del debate por la delegación de potestades del Concejo Municipal a la Intendencia para fijar el precio del boleto, el edil justicialista Eduardo Toniolli señaló que Mónica Fein “decidió capitular frente a la decisión de Macri de recortar subsidios al transporte, y se asoció con el PRO para meterle la mano en los bolsillos a los trabajadores y los estudiantes, que son los usuarios habituales del transporte público”, y agregó que los sucesivos aumentos del boleto “van a hacer tambalear un sistema que ya cortó 20 millones de boletos menos en 2017 en comparación con el 2015”.

Antes de que el grueso de las bancadas opositoras se retiraran del recinto -dejando al PRO y al Frente Progresista votando la iniciativa en soledad-, Toniolli caracterizó la convocatoria a una segunda reunión de Comisión de Servicios Públicos en la semana -en un día no habitual-, como “una maniobra artera acordada en las oficinas que Roy López Molina tiene en Puerto Norte, para que no se supiera en la pública -hasta dos horas antes de la sesión- lo que iban a hacer, que no es más que hacerle el favor a Agustín Bermúdez, el gran ganador de esta jornada, que al final logró su cometido: que no se discuta más sobre el transporte urbano, y que en adelante pueda aumentar el boleto sólo con una llamada a Mónica Fein”.