En la última sesión ordinaria del cuerpo legislativo local, los concejales y concejalas del peronismo hemos votado por la negativa en los aumentos de tasas y de la tarifa del Transporte Urbano de Pasajeros dispuestos por el Frente Progresista y el PRO.

Ambas decisiones buscan suplir – tal como lo afirmó Asegurado en su visita al Concejo – el retiro progresivo del Estado Nacional en materia de subsidios para el transporte; y terminan legitimando esa política del gobierno de Macri sin mayor protesta. Recordamos que hace algunos años la Intendenta Fein reclamaba con vehemencia aumentos de subsidios nacionales, y hoy acepta mansamente el ajuste en la materia del gobierno nacional.

No renunciamos a ese reclamo, ni a la exigencia por mayores aportes de la Provincia en el transporte local (que se expresó en la sesión de la semana pasada, con el pedido de que el gobierno provincial aumente del 5 al 8% la porción del Impuesto al Sello destinada al TUP); y seguimos bregando por buscar fuentes alternativas de financiamiento que no sean las de meterle la mano en el bolsillo al usuario (que ha ocasionado una baja del 40% en la cantidad de boletos cortados en los últimos 20 años), ni la de recurrir a los contribuyentes sin ningún criterio de progresividad (tal como el aumento de TGI destinado al transporte).

Una tasa de transporte financiada por distintos actores de nuestra vida económica y social con un criterio progresivo, tal como se acostumbra en muchas ciudades del mundo, redundaría en un aporte fundamental para el mejoramiento de un sistema que viene deteriorándose en la calidad de prestación del servicio, fundamentalmente en lo referido a frecuencias, tal como indican los números que hemos hecho públicos desde el Observatorio Social del Transporte.

Eduardo Toniolli

Concejal del PJ