fbpx
En el marco de la Feria Rosarina Libre de Inflación, que se realizó este miércoles 24/04 en la Plaza Montenegro, la candidata a diputada provincial Lucila De Ponti, y el candidato a concejal Eduardo Toniolli presentaron sus propuestas de trabajo para hacer frente al aumento desmedido de precios y la crisis de empleo, y también para lograr una dinámica directa entre los productores y los consumidores.
“La economía popular emerge como respuesta de los trabajadores ante la falta de empleo, y se organiza –entre otras formas- en ferias y mercados populares, generando miles de unidades productivas de baja escala a lo largo y ancho de nuestra ciudad” sostuvo De Ponti, y señaló: “entendemos que es una prioridad reconocer, organizar y dotar de derechos al trabajo que se inventa el pueblo, como consecuencia de la crisis económica que atravesamos; y -al mismo tiempo- consolidar cadenas de comercialización alternativas que permitan romper la concentración, una de las razones de la inflación desbocada (sobre todo de los alimentos)”.
En ese sentido, Toniolli enumeró distintas acciones realizadas desde su bancada en el Concejo: “En estos tres años colaboramos en la creación y consolidación del Mercado Popular en La Toma, junto a la CTEP (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular), una experiencia de comercio justo que lleva cuatro años de trayectoria; impulsamos el proyecto de regularización y ordenamiento de las ferias barriales;  presentamos la Ordenanza de creación de góndolas de la economía social y popular en las grandes superficies comerciales, y el registro de unidades productivas populares; y desde la Presidencia de la Comisión de Producción del Concejo Municipal relanzamos el PROMUFO (Programa Municipal de Formación, Asistencia Técnica, y Financiamiento para emprendedores locales)”.
“Entendemos al comercio justo como una forma de hacer frente a la inflación, generando vínculos directos entre los productores locales y los consumidores. En ese marco, y para romper con la concentración, impulsaremos la creación de una red de proveedores de comercios de cercanía, integrada por productores hoy incorporados a los dispositivos de la Secretaría de Economía Social, y por muchos otros que han quedado afuera, por resultar insuficientes”, explicó y remató:  “Complementariamente, sostenemos que los espacios periurbanos de Rosario -que están siendo repartidos entre los amigos del poder local- podrían utilizarse para emprendimientos y huertas: la tierra debe destinarse a la producción popular”.